Por su fidelidad y por su fe, hizo todas estas cosas

Hemos escuchado muchos testimonios, hemos escuchado parte de su testamento de nuestro querido hermano, el Padre Obispo Jorge Novak, y nos queda a nosotros todos los que estamos aquí, a todos los cristianos de esta Diócesis, los tres partidos, Quilmes, Berazategui, Florencio Varela y a todos los cristianos de este país y del mundo continuar estos postulados.

El Padre Obispo nos dejó sus deseos, nos dejó también otros profetas como él. Como ustedes saben, hay muchos nombres que le precedieron al Obispo Novak, se fueron antes que él, y él nos ha dejado un claro ejemplo de lo que es un verdadero cristiano, una verdadera cristiana.

Yo solamente quiero decir brevemente unas pocas palabras, porque se me hace muy difícil poder resumir o escribir casi 25 años de compartir experiencias, compromisos y vida con el Padre Obispo. Fue verdaderamente un amigo, un hermano, si lo tuviera que definir. Ayer lo decía en un grupo pequeño, don Jorge tenía el espíritu de un niño, así grandote como era físicamente, tenía la ternura, la dulzura de un niño, la transparencia de un niño, pero a la vez siendo un cristiano ejemplar, tenía la fortaleza y la fuerza que le inculcaba su compromiso con el Señor Jesucristo. En momentos de angustia, de desazón, siempre llamó a la esperanza, le produjo una gran alegría a él esta experiencia de trabajar comprometidamente juntos con otras tradiciones cristianas, porque todas, todas, las tradiciones cristianas pertenecen a la misma Iglesia del Señor Jesucristo.

En oración a Dios Padre, también lo vi sufrir y lo tengo que decir, dolores y presiones y hasta insultos de algunos sitios que no debían haber llegado. Jorge Novak se jugó por los pobres, por los más pobres, por los más necesitados, por los que no tenían posibilidades de defenderse. Se jugó por los desaparecidos y también por los asesinatos, poniendo en riesgo su propia existencia. Se jugó por la verdad y la justicia, que solamente con verdad y justicia podemos alcanzar la verdadera paz. Como lo dijo muy bien ayer el Padre Obispo Agustín Radrizzani: “…por su fidelidad, por su fe y fidelidad al Señor Jesucristo, hizo todas estas cosas…”, muchas veces he dado gracias a Dios por mi hermano Jorge Novak obispo, cristiano de esta Diócesis y también permítanme ‘mío’, porque tengo varios obispos, varios pastores y sacerdotes, compartí y ofrecí mucho con él, aprendí en sus silencios, en los diálogos, en el trabajo. Siempre él esperaba el momento oportuno y tenía la frase justa, muchas veces profética, que indicaba a las claras lo que se esperaba de los cristianos en cada circunstancia.

Miren amigos/as, hermanos/as estar, hablar, compartir con el cristiano ejemplar que fue Jorge Novak, dejaba la sensación de haber estado con alguien que estaba entrelazado y debidamente conectado con Dios, con el amor de Dios y él lo decía, ese amor debe llegar a cada persona humana. Padre Obispo Jorge Novak descansa en Paz, Amigo Jorge hasta pronto.

Pastor Pedro Manoukian

(Celebración Ecuménica en la catedral de Quilmes el 10 de julio 2001, durante el velatorio del Padre Obispo Monseñor Jorge Novak)

Dejar un comentario