Gracias Padre Jorge por todo lo que nos has dado

Cuando había una celebración ecuménica, llamaba siempre al Obispo. Él gozaba, para él hacer una celebración ecuménica era grande. Para él entraban todos, nadie era excluido y creo que esta tarde le hemos dado una gran alegría.

Ayer, mientras veía toda esta gente, me venía a la mente lo que dice Jesús “…cuando yo seré elevado de la tierra, atraeré a todos hacia mí…” Y creo que el Padre Obispo realmente vivió plantado en la cruz. Esta mañana cuando me levanté, experimenté un gran vacío. Realmente sentí que me faltaba algo. Comencé a darme cuenta -todavía no nos damos cuenta, nos vamos a dar cuenta mañana- que él falta. Pero siento también que él está presente. Siento esta dualidad: dolor porque él no está, pero también que él está de otra manera.

Quisiera pedirles a todos que ahora nos pongamos de pie y que nos tomemos todos de la mano. Me acuerdo que cuando terminábamos nuestras celebraciones, él nos tomaba de la mano a todos y rezábamos juntos el Padre Nuestro. Esta misma oración que nos enseño Jesús, él la rezaba con fuerza. Quisiera que la rezáramos hoy para decirle “Gracias Padre Jorge por todo lo que nos has dado” y decirle al Padre del cielo “danos valentía”.

Yo pienso que el Padre Obispo ahora vive en todos nosotros. Esta oración tiene que ser un compromiso: decir Sí a Dios, Sí a la Vida, Sí al Amor.

Padre Francesco Ballarini

(Celebración Ecuménica en la catedral de Quilmes el 10 de julio 2001, durante el velatorio del Padre Obispo Monseñor Jorge Novak)

Dejar un comentario