El recuerdo de Mons. Jorge Novak

El miércoles se recuerda el séptimo aniversario del fallecimiento de monseñor Jorge Novak. La celebración diocesana será en el nuevo Hospital Interzonal El Cruce, de Avenida Calchaquí 5104, cerca del Cruce Varela.

A las 17 el obispo de Quilmes, monseñor Luis Stockler, presidirá la santa misa recordatoria de monseñor Novak y a continuación bendecirá la capilla del nuevo Hospital (con su sagrario y las imágenes de Nuestra Señora de Luján y de San Pantaleón y una placa de agradecimiento al primer obispo de Quilmes).

La diócesis de Quilmes ha invitado a todas las comunidades diocesanas a acompañar dicha celebración, en la que se unirán todos los recuerdos agradecidos al padre obispo Jorge Novak por sus 25 años de ministerio episcopal en Quilmes, donde también se rezará una plegaria por todos los enfermos, por quienes desempeñen sus tareas en dicho hospital y por aquellos que vayan a buscar en él la recuperación de su salud.

.

La historia

Jorge Novak nació el 4 de marzo de 1928 en San Miguel Arcángel, un pequeño pueblo bonaerense. El primero de marzo de 1953 comenzó su profesión perpetua en la Congregación del Verbo Divino, y un año después, el 10 de enero de 1954, fue ordenado sacerdote de esta compañía religiosa.

Cursó estudios superiores en la Universidad Gregoriana de Roma, donde obtuvo el doctorado en historia de la Iglesia en 1958. En la Congregación del Verbo Divino fue prefecto de estudiantes de teología, rector del seminario, consejero provincial y desde 1972, superior provincial. En 1976 fue elegido presidente de la Conferencia Argentina de Religiosos.

El 7 de agosto de 1976, Pablo VI lo nombró primer obispo de Quilmes, diócesis creada por “Bula Ut Spirituali Chrisufidehum utilitati” del Santo Pontífice. Fue consagrado obispo en la iglesia catedral de Quilmes el 19 de setiembre de ese año, tomando posesión de la diócesis ese mismo día. La celebración fue presidida por el nuncio apostólico, cardenal Pío Laghi, siendo obispos consagrantes monseñor Jorge Keremer y el cardenal Antonio Quarracino.

Así llegó a la ciudad y de a poco se metió en los corazones de toda la feligresía con un espíritu infatigable y su trabajo constante en favor de los más necesitados.

.

Su obra y su recuerdo imborrable

Luego de ser consagrado como obispo de la ciudad, desde 1977 fue profesor de Historia de la Igelsia en el Centro de Estudios Filosóficos y Teológicos de Quilmes y en el Instituto Diocesano de Catequesis. En 1985 fue nombrado profesor titular en Derechos Humanos en la Universidad de Lomas.

En la Conferencia Episcopal Argentina ocupó diversos cargos 1979 y 1999. En 1984 viajó a Costa Rica para disertar en una conferencia sobre Derechos Humanos. Allí comenzó a sufrir los primeros síntomas del síndrome de Guillén Barré, que poco a poco paralizó todo su cuerpo. aunque no detuvo su tarea pastoral y con mucho esfuerzo comenzó a recuperar su motricidad.

En el Episcopado Novak fue cofundador del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos y junto al monseñor Jaime De Nevares y Miguel Hesayne formó parte del trío de obispos que denunció incisivamente las violaciones a la dignidad humana que utilizaron los militares del proceso de reorganizacón nacional. Este compromiso con el pueblo le bastó parea ser tildado de “obispo rojo” por los militares.

Durante su vida en la diócesis de Quilmes, monseñor Jorge Novak recibió muchas distinciones. En 1985 el premio ecuménico Maimónides, en 1993 fue declarado ciudadano ilustre y luego, por iniciativa de Emilio Mignone en marzo de 1994 fue nombrado profesor honorario de la Universidad Nacional de Quilmes.

Tras padecer una afección estomacal motivada por un tumor, el 9 de julio de 2001 falleció, dejando como legado 25 años de servicio a favor de la evangelización, de la opción preferencial por los pobres, de la defensa de los derechos humanos y del diálogo ecuménico en la diócesis de Quilmes. Su cuerpo descansa en la catedral de Quilmes, al lado de los restos de monseñor Gerardo Farrell.

.

Año de San Pablo

El obispo de la diócesis de Quilmes, Luis Stöckler, presidió en la catedral de la Inmaculada Concepción la misa con la que dio inicio al Año Paulino, que el Santo Padre, Benedicto XVI convocó a celebrar en todo el mundo con motivo de los dos mil años del nacimiento del Apóstol de las Gentes.

En este marco la carta pastoral señala que “a esta propuesta del Papa, que tiene como finalidad conocer y vivir mejor la inmensa riqueza de la enseñanza del apóstol San Pablo, que es un verdadero patrimonio de la humanidad redimida por Cristo”.

La Asamblea Diocesana del Pueblo de Dios, anuncia que será puesta bajo la protección del santo al igual que lo hará el Santo Padre con el próximo Sínodo de los Obispos, que se celebrará en octubre en Roma con el tema “La Palabra de Dios”.

De la misma manera, Monseñor Stöckler también da a conocer en la carta los lugares en los que los fieles podrán lucrar este año la indulgencia plenaria que son, además de la catedral, los templos parroquiales dedicados a San Pablo en Quilmes Oeste y en Berazategui, y las capillas del mismo nombre de las parroquias Nuestra Señora de Itatí (Quilmes Oeste) y Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa (Bernal Oeste).

Autor: Oscar Diez

________________
Fuente: “La Página del Cervecero”

Dejar un comentario