Misa en memoria del Padre Obispo Jorge Novak

Al conmemorarse el 17º aniversario de la pascua del primer Obispo de Quilmes, el Padre Obispo Jorge Novak svd, el domingo 8 de julio a las 18 hs. en la Catedral de Quilmes, la Comisión de Memoria a la figura del primer pastor de la Diócesis de Quilmes, organizó la Misa en su memoria.

La celebración fue presidida por Mons. Carlos José Tissera, obispo de Quilmes; Mons. Marcelo Margni, obispo auxiliar de Quilmes; Mons. Luis T.Stöckler, obispo emérito de Quilmes; y Mons. José Slaby, obispo de Esquel.

La celebración estuvo orientada por el lema “Padre Obispo Jorge Novak, encuentro de caminos”. Precisamente, se destacó la figura del primer obispo como un hombre de Dios que contribuyó a articular diversas búsquedas, orientándolas al compromiso con las realidades de su tiempo. Fiel a las enseñanzas del Vaticano II, el Padre Obispo Jorge Novak generó una Iglesia Sinodal, que a través de espacios de encuentro, asambleas y sínodos, permitió orientar la pastoral diocesana en comunión y participación.

El inicio de la celebración se realizó con la entrada de la imagen de la Virgen de Luján. Durante los días previos, los visitantes a la Catedral pudieron observar la Muestra gráfica de la artista plástica Cristina Valenzuela, sobre la Visita de la Virgen de Luján, precisamente a la Diócesis de Quilmes, en 1978. La entrada de la imagen fue acompañada de manera artística con bailarines que acompañaron el momento.

En diversos momentos de la celebración, se fueron sucediendo testimonios de la figura del Padre Obispo Jorge Novak como encuentro de caminos. En un momento muy emotivo, Cristina Giménez, recordó la presencia significativa de Novak en los asentamientos de San Francisco Solano y su acompañamiento a la lucha por la tierra y el techo digno. Esta iniciativa fue acompañada por los sacerdotes de la diócesis con constancia y compromiso.

En otro momento, se recordó el testimonio de la Pastoral Social de la Diócesis, que recordó la presencia activa de Jorge Novak frente a diversas realidades, como los despidos de las grandes fábricas, la presencia en asentamientos y junto a sus sacerdotes que acompañaban estas luchas, las iniciativas de articulación con actores sociales y políticos, siempre desde la Doctrina social de la Iglesia y en sintonía con las enseñanzas del Concilio Vaticano II.

Por su parte, en otro momento se compartió el testimonio de quien fuera la Secretaria del Colegio Di Pascuo, la Sra. Teresa Catalina Simon. Esta iniciativa escolar animada por la Diócesis de Quilmes, en un sector social sumamente desafiante, contó desde el primer momento, de modo sencillo y cercano, con la presencia del Padre Obispo Jorge Novak, quien asumió el compromiso de acompañar a los educadores instándolos a ser referencia y testimonio para sus alumnos.

A los testimonios se sumó el de la Cooperativa de Cartoneros de Villa Itatí, quienes recordaron la bendición de los carros y las familias por parte de Jorge Novak, en sus inicios en la búsqueda de contar con ingresos dignos para las familias, en la convicción de que el trabajo dignifica y no existen personas o sectores descartables. A ellos se sumó el testimonio del “Hogar de Cristo Jorge Novak”, para jóvenes en situación de adicciones, iniciativa surgida en el mismo contexto de Villa Itatí, quienes compartieron la misma dimensión de su lucha por no quedar al margen de la vida, peleando con muchas dificultades por su dignidad.

Además, se sumó el testimonio de Rodolfo Brandan, referente de la Pastoral de la Juventud, quien recordó el compromiso y la importancia que concedió el Padre Obispo Jorge Novak a la animación juvenil. De tal manera que la incipiente Diócesis de Quilmes contaba con participación activa en los espacios nacionales y regionales, a la vez, que la Pastoral de Juventud con vitalidad, estaba invitada a participar activamente de la vida diocesana. Recordó la confianza de Jorge Novak en la participación juvenil.

El Obispo de Quilmes, Mons. Carlos José Tissera, al compartir en su homilía los textos de las lecturas y el evangelio, remarcó la dimensión –que se agiganta a través del tiempo– del primer Obispo de Quilmes. En relación al Evangelio, en el que Jesús no es comprendido por sus contemporáneos en su pueblo, se traza un paralelo con la figura del primer pastor de Quilmes, que, asociado a los dolores y clamores de su contexto, sufrió la incomprensión en su tiempo. Siguiendo con la tradición que vivió la Iglesia diocesana, y en la lectura de los nuevos desafíos y ante la necesidad de brindar nuevas respuestas desde la fe, el Obispo de Quilmes, convocó al Tercer Sínodo Diocesano de Quilmes, que se realizará en el año 2021 y que desde ahora comienza a prepararse.

En otro momento emotivo de la celebración, los celebrantes se acercaron a la tumba del primer obispo de Quilmes, en la que rezaron por su eterno descanso y junto a la Asamblea invocaron a Dios porque la Iglesia reconozca las virtudes con que revistió a Jorge Novak, Siervo de Dios.

Al salir al atrio de la Iglesia Catedral, con la imagen de María de Luján, los presentes entonaron el Himno Nacional Argentino, recibieron la bendición y compartimos mate cocido y tortas fritas.

Con profundo sentido de gratitud, con la memoria viva de la figura del primer pastor de Quilmes, Jorge Novak, la Iglesia Diocesana de Quilmes renovó su compromiso y el legado que surgió del pastoreo de su primer obispo.

Víctor Hirch svd
Miembro de la Comisión de Memoria a Jorge Novak

 


Destacan la figura pastoral y el compromiso social de Mons. Jorge Novak

Obispos, sacerdotes y fieles destacaron la figura pastoral y el compromiso social de Mons. Jorge Novak, durante una misa en la catedral Inmaculada Concepción en conmemoración por el 17º aniversario de la muerte del primer obispo de Quilmes. Anunciaron la realización del Tercer Sínodo Diocesano en 2021.

La Eucaristía fue presidida por el obispo de Quilmes, Mons. Carlos José Tissera, y concelebrada por los obispos Marcelo Julián Margni (auxiliar de Quilmes), José Slaby CSsR (prelado de Esquel) y Luis Teodorico Stöckler (emérito de Quilmes), además de sacerdotes y diáconos de la diócesis.

En ese contexto, los obispos quilmenos anunciaron la realización del Tercer Sínodo Diocesano en 2021, y que desde ahora un grupo de personas comenzará a trabajar para su preparación.

“Más que oportuna es la celebración de un nuevo aniversario de la pascua del padre obispo Jorge Novak, para compartir con toda la Iglesia algo que está madurando en nuestro corazón desde hace bastante tiempo”, aseguró monseñor Tissera en la homilía.

Los prelados quilmeños explicaron que el Sínodo es el marco de la celebración de los 45 años de la creación de la diócesis, los 45 años de la ordenación episcopal e inicio del ministerio de monseñor Novak, los 40 años del inicio del Primer Sínodo Diocesano y los 20 años de la pascua del Obispo Novak.

En la misa también se hicieron presentes Virginia y Cristina del barrio “El Tala”, representantes de la Comisión de Pastoral Social de la diócesis, Bibiana antigua vicedirectora del Colegio Monseñor Di Pascuo, referentes de la cooperativa de cartoneros de Villa Itatí y del hogar Jorge Novak de recuperación de adicciones, y Rodolfo Brandán.

Ellos brindaron sus testimonios sobre monseñor Novak, en los que subrayaron su humildad y cercanía, su compromiso por la defensa de los derechos humanos, su apertura ecuménica, su trabajo frente a las necesidades de techo, tierra, vivienda, derechos, educación y dignidad de las personas más pobres.

En la celebración participaron también familiares de Novak, el intendente de Florencio Varela Andrés Watson, y los concejales de Quilmes Juan Manuel Bernasconi y Guillermo Galetto.

Los sínodos son asambleas eclesiales compuestas por religiosos y laicos que ayudan a discernir sobre cuestiones centrales de la Iglesia en Quilmes, Berazategui y Florencio Varela. Los anteriores fueron en 1981 y en 1992.

__________________________

Homilía de Mons. Carlos José Tissera, obispo de Quilmes en la misa celebrada en el 17° Aniversario de la pascua de monseñor Jorge Novak (Catedral de Quilmes, 8 de julio de 2018)

Hermanas y hermanos:

Hoy, la Palabra de Dios nos habla de los testigos de la verdad. Dios envía a su profeta para hablar la verdad a la gente; escuchen o no, proclamar la verdad es un valor en sí mismo (primera lectura)

San Pablo nos advierte sobre una gran tentación: el desaliento, al ver nuestras miserias. Debemos aprender a juntar, en paz, nuestra vocación cristiana y nuestras miserias (segunda lectura)

Jesús, en el Evangelio, nos invita a ser testigos de la verdad, a pesar de los resultados. Él mismo no es aceptado entre sus vecinos y parientes. Se desilusiona ante su incredulidad. Pero nunca disminuye su determinación de hablar la verdad y dar testimonio de ella.

Como Jesús, no debemos descorazonarnos. Debemos continuar viviendo en la verdad, aún sin resultados aparentes. Siempre la gente necesita una referencia moral. Alguien que indica el camino; dónde está el bien y dónde está el mal. Mientras haya alguien todavía hablando y practicando la verdad, las personas tienen una esperanza de cambio y conversión.

¿Somos fieles y humildes en nuestro anuncio, a pesar de lo que otros piensan con una escala de valores ajena o contraria al Evangelio de la Vida?

Personas como los obispos Romero, Angelelli y Novak, nos alientan con su ejemplo y testimonio de una vida entregada al servicio de la verdad del Evangelio de Jesús.

Más que oportuna es la celebración de un nuevo aniversario de la pascua del Padre Obispo Jorge Novak, para compartir con toda la Iglesia algo que está madurando en nuestro corazón desde hace bastante tiempo.

Hace dos años celebramos el 40° aniversario de la diócesis, con el lema RENOVAR EL ANUNCIO. Ese acontecimiento nos animó a comprometernos para ser una “Iglesia en salida”.

La celebración del Año de la Misericordia en toda la Iglesia, nos ayudó a hundir nuestras raíces en la profundidad del amor de Dios y del amor a los más pobres y sufrientes de la humanidad.

El pasado 16 de marzo, recibimos con alegría el regalo de un nuevo pastor, miembro de nuestro Presbiterio, el Padre Obispo Maxi, como valiosa ayuda en este servicio episcopal.

Hace cinco años, en su Exhortación “Evangelii Gaudium”, el Papa Francisco nos invitó a “una nueva etapa evangelizadora marcada por la alegría, e indicar caminos para la marcha de la Iglesia en los próximos años” (EG 1). Una Iglesia que sale de sí misma para ir a las periferias, capaz de dialogar y compartir con los desfavorecidos. En el corazón del mensaje de Francisco está el Amor misericordioso de Dios. Francisco ha interpretado las angustias y zozobras de la modernidad, afrontando el futuro común de la humanidad, haciendo un llamado contundente al cuidado de la Casa Común.

El Papa ilumina con sus constantes enseñanzas de un modo genial y sencillo, los grandes retos de la justicia y la paz en la actualidad: la idolatría del dinero, la desocupación, la solidaridad, los pobres, los migrantes, las víctimas de la violencia y la trata de personas. No podemos responder a esos retos sin una verdadera conversión de mentalidad y de vida.

También nos dice Francisco: “El camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio” (Discurso en la conmemoración del 50° aniversario de la Institución del Sínodo de los Obispos. 17 de octubre de 2015)

Considerando estos signos en el camino, como pastores de esta diócesis les anunciamos la realización del TERCER SÍNODO DE LA DIÓCESIS DE QUILMES.

El Tercer Sínodo Diocesano tendrá como tema central: EL ANUNCIO DEL EVANGELIO, en la realidad de la Diócesis de Quilmes.

Queremos asumir en nuestro hoy y en este lugar del sureste del gran Buenos Aires, la riquísima enseñanza del pontificado de Francisco en sus principales documentos.

En vistas de que en el año 2021, celebraremos los 45 años de creación de la Diócesis; 45 años de la ordenación episcopal e inicio del ministerio del Padre Obispo Jorge; los 40 años del inicio del Primer Sínodo Diocesano y los 20 años de la pascua del Padre Obispo Jorge Novak, consideramos que en el año 2021 tendrá lugar la Apertura del Tercer Sínodo de la Diócesis de Quilmes.

Desde ahora, un grupo de hermanos y hermanas, nos abocaremos a los primeros preparativos para tan importante momento de la vida de la diócesis.

“Caminar juntos –enseña el Papa Francisco– es el camino constitutivo de la Iglesia; la figura que nos permite interpretar la realidad con los ojos y el corazón de Dios; la condición para seguir al Señor Jesús y ser siervos de la vida en este tiempo herido. Respiración y paso sinodal revelan lo que somos y el dinamismo de comunión que anima nuestras decisiones. Sólo en este horizonte podemos renovar realmente nuestra pastoral y adecuarla a la misión de la Iglesia en el mundo de hoy; sólo así podemos afrontar la complejidad de este tiempo, agradecidos por el recorrido realizado y decididos a continuarlo con parresía” (Francisco, Discurso en la apertura de los trabajos de la 70ª Asamblea general de la Conferencia Episcopal Italiana. 22 de mayo de 2017)

Desde ya, ponemos este anuncio en las manos de la Inmaculada Madre Dios, patrona de nuestra Diócesis.

Mons. Carlos José Tissera, obispo de Quilmes
Mons. Marcelo Julián Margni, obispo Auxiliar de Quilmes

(Fuente: Aica)

Dejar un comentario